Actualización de IEEFA: Gobernador de Puerto Rico al límite

El público debe elegir la reforma del gobierno o más corrupción

PREPA LOGOLa serie de escándalos políticos que ha sacudido a Puerto Rico en las últimas semanas ha creado una oportunidad para uno de dos desenlaces: una reforma fundamental de la gobernabilidad de Puerto Rico o el riesgo de más corrupción en el caos subsiguiente.

El escándalo rodante: las detenciones de ex funcionarios del Gabinete y contratistas privados, incluido el socio gerente de un auditor con numerosos contratos gubernamentales, los despidos de los asociados más cercanos del gobernador Rosselló por una filtración de comunicaciones que contenían declaraciones ofensivas y sugieren actividad ilegal, y la renuncia del propio Gobernador a partir de este viernes, ha creado turbulencias. La pregunta ahora es ¿quién se aprovechará de ella y con qué fin? El futuro de Puerto Rico se basa en la respuesta.

Aquí está el riesgo. Puerto Rico ya tiene una larga historia de interferencia política y contratos fijos. El infame escándalo de Whitefish para la reconstrucción del sistema eléctrico después del huracán María y una estafa masiva de ventas de petróleo multimillonario son objeto de demandas, y un gran jurado está investigando otro contrato de reconstrucción post huracanes, por nombrar unos pocos.

El caos de las últimas semanas y la transición apresurada a un nuevo gobernador durante la próxima semana han creado un vacío institucional y la falta de supervisión que podría permitir más robos y malos contratos. Aquellos que ya han hecho sus contribuciones de campaña al gobernador Rosselló con la esperanza de recibir contratos querrán asegurar esos contratos de inmediato para que no tengan que pagar a otra persona. Aquellos que están negociando contratos pueden aprovechar la salida de altos funcionarios y la consiguiente debilidad institucional para escribir contratos en términos que probablemente sean desfavorables para el interés público.

Es profundamente preocupante que las agencias gubernamentales puertorriqueñas avancen con importantes contratos a pesar de la crisis actual. A principios de este mes, en medio del escándalo en desarrollo, la Autoridad de Alianzas Público-Privadas de Puerto Rico emitió una solicitud de cualificaciones para la construcción de una nueva central de gas natural en la zona de San Juan. Los informes de noticias indican que la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (AEE) ya ha llegado a acuerdos con agencias federales para el uso de fondos federales para pagar la planta, que sería operada de manera privada.

Esto sigue en los talones de la AEE adjudicando un enorme contrato para convertir una central eléctrica en San Juan de petróleo en gas natural y para abastecer el gas natural. La ganadora, New Fortress Energy, es una pequeña empresa recién formada sin experiencia en Puerto Rico, pero con un accionista principal que está políticamente conectado.

Pero ahora también podría ser el momento de una reforma importante y fundamental, si el próximo gobernador de Puerto Rico o la Junta de Supervisión y Administración Financiera de Puerto Rico (JSAF) está dispuesta a aprovechar la oportunidad.

El próximo gobernador y/o la JSAF deben detener inmediatamente todos los procesos de contratación pendientes. Todos los contratos celebrados o iniciados por la administración Rosselló están manchados por los recientes escándalos. Todos los principales procesos de contratación deben estar sujetos a una revisión independiente para establecer el grado en que las empresas que ahora hacen negocios con las agencias gubernamentales de Puerto Rico recibieron sus contratos basados en un proceso justo, están realizando servicios reales para compensación y están libres de vínculos corruptos con funcionarios del gobierno u otros con influencia en el gobierno.

Al mismo tiempo, se debe nombrar en Puerto Rico un monitor independiente de corrupción (un Inspector General Independiente del Sector Privado) para proporcionar monitoreo y reporte diario sobre desperdicios, fraudes y abusos. Esto no reemplaza a los líderes electos de Puerto Rico, pero da a aquellos dispuestos a reformar una poderosa herramienta. Tal entidad podría reportarse a la JSAF, la corte de bancarrota, la legislatura puertorriqueña y la fiscal de distrito federal para Puerto Rico. El monitoreo y procesamiento continuo de la actividad corrupta en Puerto Rico enviaría un fuerte mensaje que la era de la contratación rampante de pago por jugar finalmente ha terminado.

Si no se toman estos pasos, el caos sólo servirá a los intereses de aquellos que buscan seguir explotando al pueblo de Puerto Rico para beneficio privado.

Cathy Kunkel – Analista energética Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA)

Tom Sanzillo – Director de finanzas de IEEFA

Artículos relacionados:

IEEFA Puerto Rico: A pesar del escándalo, JSAF sigue apresurando un acuerdo de deuda inasequible

IEEFA Puerto Rico: Acuerdo de la deuda de la AEE: Fatalmente defectuoso

Actualización de Puerto Rico: el gobernador ignora los hechos y confunde al público sobre el acuerdo de la deuda

 

Comments are closed.