June 25, 2021 Read More →

IEEFA: La red eléctrica de Puerto Rico sufre una serie de reveses bajo la gestión de LUMA Energy

Los cortes de energía y los retrasos en los servicios deberían sonar las alarmas para el futuro.

Más de dos semanas después de su gestión del sistema eléctrico de Puerto Rico, el contratista privado LUMA Energy no ha comenzado con buen pie. 

Los frecuentes cortes de energía y los retrasos en el servicio han puesto a prueba la paciencia de una base de clientes ya sobrecargada desde que LUMA Energy tomó el control del sistema eléctrico de la isla en un cambio de privatización el 1 de junio. 

LUMA claramente no tienen la mano de obra calificada que necesita

Las graves averías en el servicio pueden atribuirse al enfoque retrógrado del gobierno de Puerto Rico y LUMA Energy hacia las relaciones laborales que resultó en que la compañía no contratara a la fuerza laboral que necesita para operar el sistema. A mediados de junio, LUMA afirma que tiene 2,300 empleados, un poco más de la mitad de los 4,200 en los que la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico había dependido antes en las áreas que fueron privatizadas. Según el director ejecutivo de la AEE, menos de 120 de los celadores de línea de la Autoridad (de los cuales había unos 800 anteriormente) habían ido a trabajar para LUMA. Aunque LUMA contrató a algunos trabajadores de fuera de la AEE, claramente no tiene la fuerza laboral capacitada y experimentada que necesita. 

Esto ha tenido consecuencias predecibles. 

Noticias recientes de Puerto Rico destacan quejas generalizadas con respecto al servicio al cliente, interrupciones y fluctuaciones de voltaje que han causado miles de dólares en daños. Cuatro municipios (Trujillo Alto, San Lorenzo, Isabela y Aguadilla) han declarado estados de emergencia debido a los prolongados cortes de energía y los lentos tiempos de respuesta. Un relato cita al presidente de la Asociación de Alcaldes de Puerto Rico diciendo que ha hablado con todos los alcaldes de la isla y “hay muchas quejas. Hay demoras en responder, ellos [LUMA] dicen que no tienen brigadas, no tienen personal capacitado para hacer los trabajos más técnicos, y la gente llama a Servicio al Cliente, y nadie responde”. Varios alcaldes han reunido a la fuerza de trabajo local e independiente para trabajar en las líneas eléctricas, y un alcalde (un ex celador) supuestamente utilizó su propio equipo para restablecer el servicio en un vecindario. El alcalde de San Sebastián, que ha activado sus propias brigadas municipales para responder a los apagones, vaticinó que LUMA “no durará ni seis meses en Puerto Rico”. 

Todo esto ha ocurrido sin tormentas significantes en Puerto Rico. 

Estas interrupciones han ocurrido sin tormentas importantes en Puerto Rico

LUMA Energy anunció recientemente que está trayendo a 100 trabajadores de una de sus compañías matrices, Quanta Energy Services, con sede en Texas, a trabajar en Puerto Rico. En audiencias el mes pasado ante el Negociado de Energía de Puerto Rico, LUMA describió los procedimientos que seguiría para garantizar que sus compañías afiliadas no obtuvieran una ventaja en los procesos de adquisición de LUMA. Pero no hay indicios de que LUMA haya seguido ningún proceso competitivo al decidir traer a estos trabajadores adicionales de Quanta. Tampoco hay información pública sobre el costo de los salarios, el transporte y la vivienda para estos trabajadores. 

La situación es aún más absurda porque, al mismo tiempo que LUMA está trayendo empleados adicionales del continente, los experimentados celadores puertorriqueños y otros extrabajadores eléctricos están realizando trabajos gubernamentales no relacionados en la isla. La ley puertorriqueña dispuso que los empleados de la AEE no perderían sus empleos como resultado de la transacción, lo que significa que los empleados que no fueron a trabajar para LUMA fueron reasignados a otros puestos gubernamentales. 

La Junta Federal de Supervisión y Administración Financiera de Puerto Rico (JSAF) abogó por la privatización como una forma de aportar ahorros y eficiencias al sistema eléctrico, pero hasta ahora el nuevo sistema sólo parece estar cargando a los puertorriqueños con costos más altos.  Los municipios están teniendo que absorber los costos y riesgos de que los trabajadores que no son de LUMA reparen las líneas eléctricas. El gobierno está pagando la factura de los ex trabajadores de electricidad para hacer otros trabajos, mientras que los contribuyentes pagarán los elevados costos de LUMA trayendo empleados adicionales del continente. 

La JSAF debería reevaluar su desastroso enfoque de la gestión de la fuerza de trabajo y retirar su apoyo al contrato LUMA.

Versión original en inglés: IEEFA: Puerto Rico’s electric grid suffers series of setbacks under Luma Energy management

Autor

Cathy Kunkel ([email protected]) es analista de energía de IEEFA.

 

Artículos relacionados:

IEEFA: Consultores listos para ganar más de $1,000 millones de la corporación de servicios públicos de Puerto Rico en bancarrota

IEEFA EE. UU.: Testimonio arroja luz sobre problemas adicionales con acuerdo de LUMA de Puerto Rico

IEEFA: Acuerdo de LUMA Energy allana camino para que los reguladores de Puerto Rico repitan errores pasados

Comments are closed.